Aprendizaje en movimiento

Los sistemas educativos tradicionales han utilizado sólo el habla para la mejora del conocimiento, dejando a un lado el movimiento, a través de este se aprenden nuevos patrones motores, esto hace que se creen una serie de conexiones neuronales que les permitirán ser más eficaces en otras acciones de la vida, como el aprendizaje por ejemplo. De esta forma, con el movimiento creamos nuevos conectores neuronales que poco a poco se irán llenado de conocimiento.

Es por ello que la KINESIOLOGÍA EDUCATIVA, está siendo más relevante en los temas de aprendizaje convirtiendo al movimiento consiente en aliado del aprendizaje.

Con el movimiento favorecemos la segregación de serotonina en el cerebro que se encarga de reducir la ansiedad y regular los estados de ánimo, además generaremos endorfinas llamadas hormonas de la felicidad, se aumenta la producción de acetilcolina que es fundamental para favorecer los estados de atención, aprendizaje y memoria. Y por último la dopamina que va a permitir que se cansen menos muscularmente, provocando que los periodos de aprendizaje puedan ser más largos. De esta forma el uso del movimiento a través del juego en el aula va a permitir un clima agradable que tendrá como consecuencia directa una mejora de los procesos de aprendizaje.

 

Erika Trujillo

Psicóloga y kinesióloga educativa

Wordpress themes JazzSurf