Juez justo o condescendiente - ¿Qué es la autocompasión?

¡SIEMPRE LLORAR POR TONTERÍAS! 

¡ERES UN ÍMBECIL, COMO PUDO PASARTE DE NUEVO!

¡POR ALGO LES PASAN COSAS MALAS A ESAS PERSONAS!

! SI HUBIERA HECHO LAS COSAS BIEN, NADA DE ESTO ME PASARÍA ¡

¡NO SE DAN CUENTA QUE HE TENIDO MALA VIDA, POR ESO ME VA MAL!

¿En cuántas ocasiones has juzgado a un compañero de trabajo, un vecino, a un ser amado o a tí mismo, de esta forma?

Es muy común que al enfrentarnos a una situación que no ha tenido los resultados que esperamos nos reprochemos por no haberlo hecho de una mejor manera, como si ese fallo fuera resultado de nuestra incapacidad, como si fuera algo obvio o simple, pensando que cualquiera, hasta el menos capaz, pudo haberlo hecho mejor y, peor aún, creemos que si no ejercemos la conducta de juzgar estaríamos siendo demasiado permisivos y nos estaríamos condenando a fallar de nuevo o a aceptar las fallas de otros.

Cuando experimentamos una situación de fracaso ésta nos produce una serie de respuestas emocionales intensas y en ocasiones dolorosas como: el perder el empleo, un divorcio, una infidelidad, el fracaso escolar e incluso la muerte de un ser querido; pueden ser eventos difíciles de afrontar por sí mismos y si a eso le agregamos el autorreproche y la descalificación que nos hacemos, sin duda no facilitamos la tarea.

El ser autocompasivos no significa sentir lástima por uno mismo o vernos como desvalidos y víctimas de las circunstancias, en realidad lo que el término implica es el reconocer y asumir los propios errores y además tener la motivación por buscar el bienestar de forma activa, sin la necesidad de emitir un juicio.

Sin duda alguna el aprender a mirar nuestros actos y los de quienes nos rodean, de forma amable y responsable puede significar de gran ayuda para nuestro bienestar psicológico.

Así que la próxima vez que te encuentres en una situación cuyos resultados no hayan sido los adecuados intenta esto:

  1. No busques reconocer qué tan bueno o malo fuiste o si lo hiciste mejor o peor que otras personas.
  2. No te percibas en forma especial, date cuenta de que eres como cualquier otro y, en ese aspecto, todos tenemos el derecho de fallar.
  3. La lástima es conmiserarse y enjuiciarse sin llegar a una acción, la autocompasión es activa, es reconocer la falla y emprender una acción.

Por lo tanto, la autocompasión no se trata de ser un juez, así de simple.

PSICOTERAPEUTA. ALEJANDRA SALGUERO GONZÁLEZ 

Wordpress themes JazzSurf