¿Qué es un transtorno obsesivo compulsivo?

Todos presentamos obsesiones y compulsiones ‘normales’, como dudar y regresar para verificar que cerramos la puerta con llave, o por ejemplo una mujer puede desarrollar obsesiones y compulsiones ligadas a la limpieza porque acaba de tener un bebé; pasará mucho tiempo limpiando la casa por miedo a los microbios. Cuando el bebe crece ella puede darse cuenta que su bebé no se enfermará y que puede disminuir sus rituales de limpieza. Por el contrario, en los casos de trastorno obsesivo compulsivo, la persona empieza a experimentar que estas obsesiones y compulsiones invaden significativamente su capacidad de conducir su vida diaria satisfactoriamente, y que realmente no puede evitarlo.

La diferencia que existe entre una acción ‘normal’ como la labor doméstica de limpieza y la limpieza compulsiva no es solo una diferencia de grado (no es que las personas que sufren TOC hacen lo mismo pero de forma excesiva), sino principalmente una diferencia de tipo: las personas que sufren de TOC no pueden elegir tener o no estos pensamientos y compulsiones. La diferencia es que las personas que no sufren de TOC pueden elegir y controlar sus pensamientos y sus conductas, y las personas que sufren de TOC se sienten forzados a realizar ciertas acciones y pensamientos.  La diferencia es entre elección y necesidad. En otras palabras, no es porque las obsesiones y compulsiones aparecen como irracionales, anormales y excesivas que podemos hablar de un trastorno o de una enfermedad, sino porque ocurre una pérdida de libertad y control en la persona de sus propios pensamientos y conductas. Una persona que sufre TOC no puede elegir verificar o no repetidas veces si cerró la puerta con llave, ni limpiar o no constantemente las cosas por miedo a contaminarse.

El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) es un trastorno de ansiedad potencialmente invalidante. Como su nombre lo indica, se caracteriza por la presencia de obsesiones (pensamientos, imágenes o impulsos intrusivos) y de compulsiones (formas de conducta aparentemente desprovistos de sentido y extremadamente difíciles de controlar).

Síntomas

Las obsesiones y compulsiones más frecuentes en personas con TOC incluyen:

Obsesiones
  • Temor a contaminarse.
  • Temor a causar daños a otros o a que le pase algo a los padres, familia…
  • Ideas agresivas o de contenido sexual.
  • Escrupulosidad /religiosidad excesiva.
  • Pensamientos prohibidos.
  • Necesidad de simetría.
  • Necesidad de decir o confesar.
Compulsiones
  • Lavarse.
  • Repetir una acción hasta hacerla “bien”.
  • Asegurarse de haber cerrado la puerta, de haber cerrado la llave del agua…
  • Tocar.
  • Contar objetos hasta un determinado número.
  • Ordenar.
  • Acumular (no poder tirar nada).
  • Rezar.
Tipos

Dentro del TOC se pueden diferenciar ocho tipos:

Lavadores y limpiadores

Son personas a las que carcomen obsesiones relacionadas con la contaminación a través de determinados objetos o situaciones.

Verificadores

Las que inspeccionan de manera excesiva con el propósito de evitar que ocurra una determinada catástrofe.

Repetidores

Son aquellos individuos que se empeñan en las ejecuciones de acciones repetitivas.

Ordenadores

Son personas que exigen que las cosas que les rodean estén dispuestas de acuerdo con determinadas pautas rígidas, incluyendo distribuciones simétricas.

Acumuladores

Coleccionan objetos insignificantes, de los que no pueden desprenderse.

Ritualizadores mentales

Acostumbran a apelar a pensamientos o imágenes repetitivas con el objeto de contrarrestar su ansiedad provocadora de ideas o imágenes, que constituyen las obsesiones.

Atormentados y obsesivos puros

Experimentan pensamientos negativos reiterados, que resultan incontrolables y bastante perturbadores.

Sexuales

consiste en pensamientos sexuales recurrentes, que incluyen sobre todo un temor exagerado a ser homosexual.

Tratamiento

Los medicamentos pueden ayudar a reducir la ansiedad y la depresión a raíz de este trastorno. Se piensa que la psicoterapia es el tratamiento más efectivo para esta afección. En algunos casos, los medicamentos en combinación con psicoterapia pueden ser más efectivos que cualquier tratamiento por separado.

Pronóstico

El pronóstico para las personas con trastorno de personalidad obsesivo-compulsiva tiende a ser mejor que el de otros trastornos de la personalidad. La rigidez y el control del trastorno de personalidad obsesivo-compulsiva pueden prevenir muchas de las complicaciones, como el consumo de drogas, que son comunes en otros trastornos de la personalidad.

El aislamiento social y la dificultad para manejar la ira que son comunes con el trastorno de personalidad obsesivo-compulsiva pueden llevar a depresión y ansiedad posteriormente en la vida.

SI RECONOCES ALGUNO DE ESTOS SINTOMAS BUSCA EL APOYO DE UN ESPECIALISTA. 

Wordpress themes JazzSurf